El Ayuntamiento de Cheste ha afirmado que el coste anual del alumbrado público ha descendido de los 112.083,90 euros anuales en 2015 a 98.124,25 euros en 2018.

 

La concejalía de Servicios ha hecho balance de la gestión energética llevada a cabo desde el Ayuntamiento de Cheste de los últimos cuatro años de gobierno, con respecto al alumbrado público y relativa al registro de consumos en los distintos contratos energéticos que posee el consistorio.

 

“Desde la concejalía de Servicios se ha realizado un recorrido importante respecto a la mejora y adaptación de todos los sistemas que afectan a la energía en Cheste. Se trata del inicio de un cambio de conciencia ciudadana en el que las administraciones públicas tenemos que impulsar un nuevo modelo de consumo”, explica José Vicente Guijarro, concejal de Servicios. "La ciudadanía debe percibir que sus representantes trabajan por conseguir un modelo energético sostenible, ya que la situación medioambiental es extrema. En definitiva, todas y todos debemos reflexionar sobre en qué estado queremos dejarles el planeta a las futuras generaciones”.

 

Según los datos obtenidos en el balance de los últimos cuatro años, el consumo por año en alumbrado público se ha incrementado, pasando de 656.608 Kwh en 2015 a 671.806 Kwh en 2018, pero el coste se ha reducido en 13.959,65 euros si se comparan los gastos de 2015, con una inversión total de 112.083,90 euros anuales; y los correspondientes a 2018; con un gasto anual de 98.124,25 euros.

 

Esta reducción económica se debe a la sectorialización de la instalación energética municipal y a la instalación de reductores de flujo y la adaptación a luminarias de tecnología LED. “Además, se han reestructurado los cuadros energéticos mediante dispositivos magneto-térmicos adecuados en amperaje y se han instalado “drivers” en las nuevas luminarias para reducir las intensidades lumínicas y programadores que se activan dependiendo de la intensidad de luz natural en momentos determinados del día”, explica Guijarro.

 

“Cuando hablamos de consumo de energía interviene de forma evidente la evolución tecnológica, la intensidad energética, así como las prevenciones establecidas por los distintos corporaciones para la mejora de la eficiencia energética”, apunta el concejal.

 

En cuanto a los contratos energéticos que posee el consistorio, relativos a distintos edificios y espacios cedidos a asociaciones, así como a contadores de alumbrado municipales; el consumo ha aumentado desde 2015, pasando de 441.840 Kwh a 477.018 Kwh en 2018. Estos datos se reflejan en una evolución del gasto económico que va de los 98.580,97 euros anuales invertidos en 2015 a 98.058,91 en 2018.

 

“Se han sustituido diferentes componentes electrónicos, como limitadores de corriente, magneto-térmicos, automáticos, diferenciales, etcétera, y se han adaptado los sistemas de aire acondicionado convencionales a sistemas de rotación inverter; además de la adaptación de los puntos lumínicos existentes por tecnología LED”, especifica el concejal. “También estamos iniciando la instalación de energías renovables, a través de placas solares, en algunos edificios, como el retén de la policía o la biblioteca”.

Escribe un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar que eres un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.