El pasado 2 de enero comenzó a funcionar en Cheste el actual contrato de recogida y mantenimiento de animales domésticos abandonados, adjudicado de nuevo a la empresa Ribamontes.

 

Los servicios que se ofrecen a la población se mantienen, incluyendo la recogida, transporte, sistema de adopción, mantenimiento, eliminación mediante métodos incruentos e incineración, con la novedad de que en esta ocasión la empresa también se hace cargo del control de colonias felinas mediante la esterilización de 60 gatos y gatas al año.

 

“La intención del Ayuntamiento es tener un servicio donde los animales no sean sacrificados a las 20 días de ser encontrados, tal y como establece la normativa, sino que en primer lugar se intente localizar a sus dueños y, si esto no es posible, se les mantenga en condiciones dignas y se promueva su adopción en colaboración con protectoras de animales”, explica la concejala Carmen Delgado.

 

“Al quedar vacante el contrato de este servicio pensamos en unos pliegos que atendieran sobretodo el bienestar animal y también consideramos que era interesante que se incluyera el control de las colonias felinas por parte del adjudicatario, y así ha sido. En lo que va de año ya hemos esterilizado a más de 25 gatas y gatos”.

 

Este servicio se ofrecerá en coordinación con los servicios técnicos municipales, que serán los encargados de velar por el cumplimiento del contrato, así como con la Policía Local, que comunicará los avisos a la empresa responsable, en horario de lunes a viernes, exceptuando festivos, de 8 a 13:30 y de 15:30 a 18 horas. Además, se contemplan veinte servicios extraordinarios, fuera del horario establecido, sin coste adicional.

 

La adjudicación se ha realizado por dos años con posibilidad de dos años más de prórroga, con un valor de 13.500 euros al año, más IVA.

 

La empresa adjudicataria, en este caso Ribamontes, tiene el compromiso de hacer la recogida con un vehículo adecuado, en condiciones sanitarias y evitando el sufrimiento del animal. 

 

Las mascotas recogidas serán trasladadas al núcleo zoológico de la empresa, donde contarán con servicios veterinarios adecuados, alimentación, jaulas conformes a la normativa y espacios abiertos seguros donde todos los animales deben ser sacados diariamente.

 

Tal y como marca la normativa, la entrega voluntaria de un animal es una infracción grave, ya que el propietario de una mascota tiene la obligación de mantenerla en buenas condiciones. Por lo que, en caso de renuncia por parte del dueño, se le comunicará al Ayuntamiento para que tome las acciones pertinentes y el animal pasará a estar disponible para adopción. Cuando el animal recogido posea identificación, el propietario tendrá 10 días para recogerlo y abonar los gastos que haya originado su atención y mantenimiento. En el caso de los animales sin identificar pasarán directamente a ser adoptables.

 

Las personas adoptantes se deberán hacer cargo de los gastos derivados de la desparasitación, la identificación mediante chip y el pasaporte.

 

El sacrificio de animales, al margen de por razones sanitarias, se realizará en el caso de que se haya intentado sin éxito su adopción por un nuevo poseedor, de acuerdo con los métodos que establece la legislación vigente.

Escribe un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar que eres un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.