La APP que ha desarrollado el Consorcio Valencia Interior permite registrar las aportaciones de manera sencilla, consultar dudas y tener acceso a noticias relacionadas con la gestión de los residuos.

 

El Consorcio Valencia Interior (CVI) está inmerso en un ambicioso proyecto de compostaje mediante el cual se pretende reducir la cantidad de residuos que llegan a planta mediante el procesado natural de los biorresiduos en los hogares. O lo que es lo mismo: economía circular en estado puro. Este proyecto da ahora un paso más, ya que el Consorcio ha desarrollado la APP EcoCompostaje para acompañar a las familias en este programa.

El proceso es muy sencillo: Las familias interesadas en participar se inscriben a las charlas informativas en la que se explica cómo compostar en casa y los beneficios de formar parte de este proyecto. A continuación, se suscribe un compromiso con el CVI que les hace entrega de un compostador con un código QR para su vivienda. El presidente del CVI, Robert Raga, ha señalado que las familias, una vez se descargan la APP “pueden recibir asesoramiento personalizado por parte del equipo de educación ambiental, registrar las aportaciones de residuos a la compostera y consultar sus dudas”. “En definitiva, se pretende que se sientan acompañados en este proceso de gestión de residuos que, en la mayoría de los casos, es nuevo para ellos”, ha concluido. Esta APP se puede descargar desde cualquier dispositivo móvil y para cualquier sistema operativo.

El CVI está desarrollando el compostaje en dos ámbitos: en los centros educativos y con la ciudadanía en general. Los centros fueron los primeros en comenzar a implantar esta campaña transformadora en la gestión de los residuos, concretamente en 2017. En este ámbito son los propios escolares los que colaboran en el depósito de los restos de comida en el compostador y, además, se pone en valor desde pequeños el arraigo de las raíces, a lo tradicional, a la economía circular. Los centros ofrecen también formación a las personas que trabajan en el comedor, de manera que toda la comunidad educativa está involucrada y comprometida.

Los primeros que iniciaron este plan a nivel escolar fueron los centros escolares de Ademuz, en concreto al IES y el Colegio Rural Agrupado (CRA) Rincón de Ademuz, que dieron sus primeros pasos en noviembre de 2017 y han continuado en centros escolares de Alpuente, Chelva, Llíria, Calles, Venta del Moro, l’Eliana, Marines, Olocau y Cheste y Riba-roja de Túria.

En lo que respecta a la sociedad civil, en lo que va de año se han realizado 23 formaciones a grupos de vecinos, en los que han participado 370 personas y se han entregado un total de 153 compostadores, a pesar de la crisis del COVID. Tanto las formaciones como la entrega de los compostadores se hacen siguiendo los protocolos establecidos y manteniendo las distancias de seguridad. El CVI asume el coste de las labores de formación, la distribución de las composteras y el acompañamiento en la gestión de los biorresiduos. El proyecto se ampliará por todos los municipios consorciados.

De momento ya se ha hecho formación en municipios como Olocau, Godelleta, la Pobla de Vallbona, l’Eliana, Ademuz, Llíria, Marines Vell, Riba-Roja de Túria, Bétera, Alpuente, Náquera, Cheste y Chiva, con programas adaptados a las realidades concretas de cada zona dentro de su planificación local en materia de gestión de biorresiduos. Y la demanda va en aumento.

Escribe un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar que eres un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.