El equipo de gobierno de Turís ha presentado una moción a pleno para solicitar a la Conselleria de Agricultura, a la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana “y a los ministerios correspondientes” la adopción de varias medidas destinadas “a proteger y mantener la actividad agropecuaria”.

 

Esta actividad es la piedra angular que sustenta la economía y la realidad sociocultural de estos pueblos, y que se ha visto gravemente afectada a lo largo de 2018 por inclemencias meteorológicas como heladas, granizadas y lluvias torrenciales así como por “la vulnerabilidad endémica que viene soportando el sector desde hace años”.

 

Entre las medidas que incluye la moción destaca “la aplicación del módulo cero en la declaración del IRPF correspondiendo a 2018” así como “la devolución, o exención en su caso, del Impuesto de Bienes Inmuebles de naturaleza rústica (IBI)”, además de poner en marcha “créditos bonificados”.

 

El Alcalde, Eugenio Fortaña, ha destacado la importancia de estas ayudas dado que “los cultivos afectados, tanto la uva de vinificación, como los cítricos, frutas de hueso (melocotón, nectarina, paraguayo y albaricoque) y kakis, suponen casi la totalidad de la superficie de cultivo del municipio y por lo tanto la mengua de recursos económicos del municipio, de base mayoritariamente agrícola, es de gran importancia”.

 

La moción se completa con la solicitud de un Plan de Reestructuración para las parcelas inundadas con un alto índice de mortalidad de los árboles por asfixia radicular, y un Plan Especial para la reparación de las infraestructuras agrarias dañadas. Al mismo tiempo también se pide la retirada de 200.000 toneladas de cítricos de calibres pequeños para destinarlos a industria, ganadería o, en función de su calidad, a colegios y centros benéficos.

 

En esa misma línea, y “con el fin de unir fuerzas para defender nuestros productos agrarios, en especial los cítricos, la uva y los caquis”, el Ayuntamiento ha aprobado otra moción del equipo de gobierno para “exigir ante las distintas administraciones (autonómica, nacional y UE) que se prioricen los cítricos comunitarios frente a los de países terceros” y que las importaciones se sometan a más controles.

 

También apuesta por la creación de una ley de la Cadena Agroalimentaria justa y un modelo de contrato homologado firmado por agricultor, comercio y Conselleria que permita “observar que se cumplen las normas y que no se dan cláusulas abusivas”.

 

Según explica la moción, otra manera de proteger nuestros productos es “denunciar a los supermercados que maltratan los productos valencianos o cometen irregularidades en materia de etiquetar en origen del producto”, además de crear la marca “TIERRA VALENCIANA”, que pueda ser fácilmente reconocida por los consumidores.
Finalmente pide a la Conselleria de Agricultura la retirada del mercado en fresco de los cítricos con calibres que no reúnan las condiciones comerciales más idóneas para su venta al público consiguiendo así “revitalizar y estabilizar la campaña citrícola en un momento clave para el buen desarrollo de su futuro”.

Escribe un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar que eres un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.