La localidad de Cheste se ha unido al proyecto 50/50 de la cooperativa valenciana AeioLuz, gracias a la subvención recibida de la Diputación de Valencia a través de la iniciativa Reacciona. El objetivo del proyecto es el ahorro energético de los centros escolares de los municipios valencianos.

 

A este programa se han sumado también los ayuntamientos de Bonrepós i Mirambell, Bugarra, Llíria, Montaverner, Requena, Rotglà i Corberà y Villar del Arzobispo, aunque la cooperativa prevé que otros municipios, de los 40 subvencionados por la Diputación, se sumen al proyecto.

La estrategia Reacciona puesta en marcha por la Diputación de Valencia es una hoja de ruta para ayudar económicamente a los municipios de la provincia de Valencia en la mitigación y la adaptación al cambio climático. La iniciativa incluye diferentes líneas de subvenciones para implementar actuaciones relacionadas con la energía, la movilidad, la gestión de residuos, la biodiversidad y el ciclo integral del agua.

Una de las líneas tiene el objetivo de implantar el programa 50/50 en las escuelas públicas de los municipios de la provincia de Valencia. Mediante sesiones formativas prácticas que fomentan la eficiencia energética y el uso responsable de agua, el programa 50/50 pretende reducir el consumo y la factura energética de los centros educativos y potenciar la participación de toda la comunidad educativa.

Entre todas las acciones que la cooperativa implementa en los municipios, para situarlos en la mejor situación energética posible frente a la emergencia climática en la que vivimos, el programa 50/50 es el que tiene un mayor retorno social de forma directa.

Implementado por AeioLuz, este programa incluye diferentes aspectos como la creación de un equipo energético, que se encarga de realizar la diagnosis del consumo energético y de agua de la escuela, elaborar un plan de ahorro y hacer el seguimiento de las medidas establecidas y de la evolución de los resultados obtenidos.

Este equipo energético está formado por uno/a técnico/a municipal, que además asistirá a las reuniones de preparación y de seguimiento y colaborará en la gestión de la información energética de la escuela.

Además, forman parte del equipo energético una persona del equipo directivo del centro escolar, una o dos personas del claustro de profesorado, una persona de conserjería o mantenimiento, otra del equipo de limpieza o comedor, al menos dos alumnos por cada clase de los cursos de 5.º y 6.º de primaria y opcionalmente, un par de personas representantes del AMPA.

De esta manera, se involucra a toda la comunidad escolar, que aprende a colaborar para lograr la eficiencia energética en su colegio.

Desde AeioLuz destacan que lo más importante del proyecto 50/50 es la sensibilización del alumnado y el trabajo de las dinámicas con datos reales.

Escribe un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar que eres un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.