Los sindicatos de clase CCOO y UGT han convocado para este próximo jueves 11 de febrero una jornada de lucha para reclamar que el gobierno apruebe la subida del Salario Mínimo Interprofesional, la derogación de la reforma laboral y en defensa de las pensiones, para que no se introduzcan reformas que dificulten el acceso a las pensiones públicas y representen amenazas para reducir la cuantía de las pensiones contributivas.

 

La jornada de movilización  y de lucha consistirá en la realización de concentraciones de trabajadores y sindicatos este miércoles  ante de las delegaciones de gobierno  de todas las Comunidades Autónomas. En Valencia la concentración se producirá a las 12 del mediodía.

Desde el Partido Comunista del País Valenciano-PCE y EUPV apoyan plenamente estas reivindicaciones en defensa de la clase trabajadora. Dicen en un comunicado remitido a esta casa, que es necesario que el gobierno acuerde ya la subida del SMI en un momento en el que gran parte de los trabajadores están sometidos a relaciones laborales de precariedad y con salarios de pobreza. Es preciso que el SMI, que afecta a millones de trabajadores que reciben menos de 13.000 euros anuales, suba hasta al menos los 1200 euros al mes.

Como afirma Yolanda Díaz, ministra de trabajo y militante comunista, con los 950 euros actuales de SMI no se puede vivir y amplía la pobreza en nuestro país, además cuando se ha aprobado las subidas de los salarios de los funcionarios y de las pensiones no es justo que siga congelado el SMI. Asimismo se exige la derogación de la reforma laboral de 2012 aprobada por el gobierno del PP y que para lo único que ha servido es para precarizar el empleo, abusar de los contratos temporales y restar el poder de negociación colectiva a los sindicatos, individualizando las relaciones laborales entre trabajadores y empresarios, una reforma neoliberal que pretendía y está consiguiendo desproteger más y más a millones de trabajadores.

Por último se reivindica que fuera del Pacto de Toledo, Seguridad Social no intente endurecer el acceso a las pensiones contributivas e introducir factores que tienden a la reducción de la cuantía de las pensiones, para lo que proponen reformas como la ampliación a 35 años para el cálculo de la pensión para los trabajadores una vez se jubilen.

Los ministerios del área económica del gobierno están poniendo freno a los derechos de la clase trabajadora y a pesar de que desde el Ministerio de Trabajo se han aprobado más de 725.000  ERTES para proteger a los trabajadores de los despidos, al menos mientras dure el Estado de Alarma, otras reformas como la subida del SMI, la nueva reforma laboral con la derogación de la reforma laboral del 2012 y la protección de los derechos adquiridos de los pensionistas se están incumpliendo por la orientación neoliberal y más favorable a las patronales.

Continúan diciendo en el comunicado, que es precisa la movilización social y laboral, aún en estas condiciones tan difíciles que impone la pandemia, porque los acuerdos del pacto progresista de gobierno PSOE-UP deben de cumplirse cuando antes ante la lamentable situación por la que está pasando la clase trabajadora y sectores populares de la sociedad.

Desde el PCE y desde EUPV llaman a secundar las movilizaciones de este jueves 11 de Febrero, siempre respetando las medidas sanitarias de seguridad, codo con codo con los sindicatos de clase, siempre junto a la clase trabajadora y otras capas populares de la sociedad. De esta crisis sí se sale pero sólo con mayor justicia social y mayor igualdad.

Escribe un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar que eres un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.