Jornada 42 en Tercera División Grupo VI la disputada ayer por el CD Buñol. Una jornada que resultó ser fatídica, sentenciando el descenso a Preferente.

 

Había esperanzas, pese a ser conscientes de que la salvación estaba muy complicada, y con ese ánimo acudió en masa la afición del Beltrán Báguena a animar a su equipo. La primera premisa era ganar el partido frente al Rayo Ibense y, al mismo tiempo, esperar que dos de los tres que le precedían, Paiporta, Elche Ilicitano o Almazora, no lograran vencer. La ansiedad del Buñol la aprovechó el Rayo Ibense que además jugaba sin ninguna presión, pues consiguió la permanencia la semana pasada. Los alicantinos dieron mayor sensación de peligro que los blancos.

 

Los locales no dejaron de intentarlo, aun sabedores de que sus tres rivales en la lucha por evitar el descenso estaban ganando sus partidos. Y en el ’78 llegó el tanto que abría el marcador.

El local Hugo hacía el 1-0 que todavía permitía soñar a los aficionados del Beltrán Báguena. Pero el sueño terminó en la prolongación. Córner a favor de los alicantinos que remató a gol el defensor Aitor, dejando helada la grada buñolera.

 

Así pues, otro intento más de permanencia para el Buñol, que se queda en agua de borrajas.

Escribe un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar que eres un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.