El pleno del Ayuntamiento de Turís ha aprobado una Moción de Alcaldía para la exención del impuesto de IBI rústica para el ejercicio 2017 como consecuencia de los sobre costes y las pérdidas que la extraordinaria situación de sequía está ocasionando en el campo.

Según explica el propio alcalde, Eugenio Fortaña, que también ostenta la cartera de agricultura, “el ejercicio 2017 es uno de los más secos que se recuerdan” en el que “los registros de lluvia han sido casi inexistentes”.

El sector agrario “continua siendo a día de hoy uno de los principales motores de la actividad económica del pueblo y esta situación afecta gravemente a los cultivos y, por extensión, a las familias que la tienen como principal fuente de ingresos”, añade Fortaña.

Y la situación lejos de mejorar se agrava ya que “en estos momentos, superados los meses que habitualmente son más lluviosos las precipitaciones han sido nulas y en el próximo ejercicio los daños no sólo afectarán a las cosechas sino a la vegetación”. A ello se une el incremento de los costes ya que, por ejemplo, en los cultivos de cítricos, frutales y hortalizas se hacen más necesarios y frecuentes tanto los tratamientos como los riegos. En este último caso todavía es más sangrante porque el incremento del precio de la electricidad lo encarece más.

En la misma moción también se solicita al gobierno que adopte políticas que en la medida de lo posible minimicen el impacto de estas circunstancias en las economías familiares como bonificaciones en el tipo del IRPF correspondientes a los módulos de tributación para cultivos de viña, olivo, almendro, algarrobo, cítricos y frutales. También se pide a las diferentes administraciones estatal y autonómica “la articulación de medidas que permitan la recuperación del sector agrícola y ganadero”.

Escribe un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar que eres un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.