La macrodepuradora Cheste-Chiva se realizará con fondos europeos y de la Generalitat Valenciana y estará funcionando en 2020.

 

El pasado 5 de abril, el pleno del Ayuntamiento dio conformidad el proyecto de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) y del sistema de colectores para la construcción de la depuradora Cheste-Chiva.

 

“El proyecto de la macrodepuradora de EDAR lleva sobre la mesa desde 2009; ya en aquel momento se firmó un convenio entre Chiva, Cheste y la EPSAR para atender a las necesidades de depuración de los dos municipios, pero desafortunadamente el proyecto no pudo llevarse adelante”, contextualizaba el alcalde, Jose Morell. “En esta legislatura se ha retomado el proyecto porque existe una problemática muy clara: hay vertidos de seis depuradoras de Cheste y Chiva que no están adecuadamente tratados y que vierten al sistema fluvial que va a parar a la Albufera”. Tal y como explicó Morell, el Estado Español tenía abierto un expediente sancionador por esta cuestión y la solución que se consideró más adecuada es la construcción de una macrodepuradora para los dos municipios.

 

Esta depuradora de Cheste-Chiva supondrá una inversión de 20 millones de euros sufragados con fondos europeos y de la Generalitat Valenciana y debe estar operativa en 2020. Una vez realizada la redacción del proyecto en 2017, avanzan las fases para su construcción en el término municipal de Cheste, detrás del campo de Tiro.

 

“La puesta en marcha de esta depuradora supondrá un avance considerable en cuanto a la depuración de vertidos y aguas residuales. Se mejorará el servicio y además el agua depurada podrá destinarse a la agricultura en ambos municipios”, explicaba Morell. “Creo que es un proyecto muy importante que pone el broche de oro a la gestión ambiental de este Ayuntamiento y es un paso añadido para que el problema de los vertidos quede en vías de solución”.

 

Por su parte, el portavoz del Partido Popular, José Seco, expuso que este proyecto de la macrodepuradora ya fue anunciado durante el gobierno municipal del PP en Cheste y justificó que no se llevara a cabo por circunstancias económicas; además solicitó una reunión para realizar las “gestiones necesarias para que se haga el tratamiento de las aguas de forma que sean totalmente depuradas y los agricultores puedan utilizarlas para el riego”.

 

La concejala del PSOE, Carmen Delgado, apuntó que, pese a que el proyecto ya comenzó a plantearse en 2009 con el gobierno municipal del PP, el motivo de su paralización fue que “la EPSAR, entidad que tenía que construir la depuradora, había sido saqueada por dirigentes del Partido Popular”. Según relató Delgado, en 2011 el juez imputó a los populares Enrique Crespo y Esteban Cuesta, y en 2012 a Ignacio Bernácer, jefe de explotación de la empresa pública de la Generalitat responsable de financiar y supervisar a las depuradoras valencianas, y a José Juan Morenilla, quien hasta el verano de 2011 había sido gerente de EPSAR. “La acusación contra los directivos de EPSAR se basó en la declaración de dos de los principales implicados que afirmaron que Bernácer y Morenilla integraron una trama para saquear a EMARSA (Entidad Metropolitana de Aguas Residuales Sociedad Anónima) que luego se repartían con Crespo y Cuesta”, explicaba Delgado. “Y este es el verdadero motivo por el que el proyecto no siguió adelante”.

 

En respuesta a la argumentación del Partido Popular sobre el tratamiento de las aguas depuradas, el portavoz de Compromís, José Vicente Guijarro, planteó que “falta el recurso del agua pero también falta la planificación del territorio agrícola”. Tal y como explicó, “en cada zona determinada, sea seca o más húmeda, debería estar planificado qué tipo de producto es el más adecuado, para que al mismo tiempo ese producto tuviera un valor añadido”.

 

En este sentido, la concejala de Medio Ambiente y portavoz de Izquierda Unida, Mª Ángeles Llorente, hizo hincapié en la importancia, no solo de que las aguas salgan totalmente depuradas, sino de prevenir y actuar con las empresas en tema de vertidos y contaminación. “Me gustaría que el PP no solo vele por los agricultores, sino por la ciudadanía que se come las cosechas, por el aire que respiramos, por los vertidos que van al suelo, etcétera”, replicaba la concejala. “Hay que exigir responsabilidad a las empresas que vierten y también instar a los agricultores a optar por una agricultura ecológica. Todos bebemos agua, respiramos aire y comemos productos de las huertas. Este proyecto se hace en beneficio, no solo de la agricultura, sino de la salud de todos los chestanos y chestanas, aspecto que debería estar en la agenda política de todos los partidos de la comarca”.

 

Así mismo, la concejala hizo alusión a otras problemáticas medioambientales que también preocupan al equipo de gobierno de Cheste. “Me refiero a una central nuclear que tiene que ser cerrada de manera inmediata o a una cementera en la que el PP pretendía aumentar la quema de residuos tóxicos y peligrosos, cuando esta quema produce enfermedades en la población”.

Escribe un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar que eres un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.